EducaDoss
info@educadoss.com
954 443 237

Te cuento

Te cuento

Los cuentos, esas historias fantásticas que solemos escuchar de niños o contar a otros, dejan huellas para toda la vida. Los cuentos educan, enseñan valores,transmiten concepciones sobre la vida y la muerte, sobre el bien y el mal, sobre los distintos roles en la vida.  A través de los cuentos los pequeños –y no tan pequeños- entramos en un mundo mágico, aprendemos conceptos, ideas, nos conocemos a nosotros mismos y nos ponemos en el lugar de otros. Sin olvidar, por supuesto, el desarrollo de la lectura y la escritura a la vez que la comprensión oral.

¿Qué podemos conseguir mediante la narración y lectura de cuentos?

Como hemos dicho anteriormente, la lectura o audición de cuentos desarrolla y mejora las capacidades lingüísticas y verbales de los niños, pero también debemos resaltar que con ellos se trabaja la atención, la creatividad e imaginación. Aunque también podemos utilizar el cuento para establecer hábitos y rutinas, para distraer a los niños de forma individual y en grupo, lo más importante es que, mediante los cuentos, podemos compartir tiempo con nuestros niños y fortalecer vínculos afectivos, conociendo y comprendiendo mejor sus emociones y pensamientos.

Valor terapéutico de los cuentos

Bruno Bettelheim, escritor y psicólogo infantil austríaco, resaltó en los cuentos (especialmente de los de hadas) la cualidad de ser terapéuticos, ya que el niño encuentra soluciones mediante la contemplación de lo que la historia parece aludir sobre él mismo y sus conflictos internos. Normalmente, según Bettelheim, el contenido de la historia que le atrae al niñono tiene nada que ver con su vida externa, pero sí con sus problemas internos. “Eso también me pasa a mí” es lo que siente el niño al escuchar los relatos. Así, las historias desarrolladas en los cuentos ofrecen múltiples posibilidades para la manifestación y resolución de conflictos a través de la orientación del adulto. “Cada tipo de cuento, con sus características propias, brinda elementos que resuenan en cada niño, permitiéndole elaborar a través de actividades y juegos aspectos críticos de su crecimiento en su relación con los otros y con el mundo”, dice Andrea Rur, psicóloga argentina con gran experiencia en realización de talleres y cursos sobre el uso de cuentos. Desde esta fundamentación, los cuentos infantiles permiten abordar temáticas referidas al origen de la vida, la muerte, el destino, el amor, el miedo, los monstruos, la amistad, la solidaridad, el cuidado de la naturaleza y el medio ambiente, aventurarse y viajar a través del mundo y reír, así como los conflictos típicos y universales de la infancia: la separación con  los objetos de amor (el destete, el control de esfínteres, la marcha, el ingreso a la escolaridad), la distancia y ausencia de la madre, la problemática edípica, la castración…Los cuentos estimulan la fantasía y cumplen una función terapéutica porque en sus argumentos tocan sentimientos y pensamientos de los chicos.

A modo de resumen podemos decir que los cuentos:

Contribuyen al desarrollo cognitivo, afectivo y social. Los niños, a  través de los cuentos, desarrollan su pensamiento y estructuran sus ideas siguiendo la secuencia de la historia. Aprenden las conductas sociales y desarrollan su empatía. viviendo en la piel de los personajes y poniéndose en su lugar.

– Transmiten valores de forma sencilla. La mayoría de los cuentos llevan un aprendizaje, lo que conocemos como moraleja, la cual permite explicar conceptos complicados de forma sencilla.

– Desarrollan el autoconcepto y la autoestima. Lo que les sucede a los personajes es lo que nos sucede a nosotros mismos, como tememos determinadas cosas, como nos enfrentamos a monstruos y miedos, como nos ocurren cosas, como vencemos batallas, etc. Hablar de uno mismo o reconocer lo que le sucede a uno mismo no es una tarea fácil. Utilizar otros personajes para ello, es una forma relajada y eficaz de lograrlo, ya que al no hablar directamente de la propia persona, no nos sentimos culpable o juzgados.

–  Son fundamentales para el desarrollo de la empatía. Los niños y niñas viven en la piel de los personajes. Así pueden saber cómo se sienten estos personajes, como piensan y por qué actúan como han hecho.

– Permiten usar el cuento en función de las propias necesidades. Unmismo cuento tiene diferentes interpretaciones para distintas personas. Cadauna de ellas centrará su atención en determinado acontecimiento o personaje del cuento.

– No tienen edad. Es común asociar los cuentos a la infancia. Sin embargo, el valor del cuento es eficaz para cualquier persona, con independencia de la edad que tenga.

– Desarrollan la imaginación y la creatividad. Los cuentos, como todas las lecturas, hacen que la persona que lo lee o escucha cree en su mente la historia: los personajes, lugares y cosas son visualizados, son creados de forma individual, contribuyendo as al desarrollo de la imaginación y de la creatividad.

Tienen un importante valor lúdico fundamental para la construcción de aprendizajes. Los aprendizajes que se realizan mediante el juego, de forma divertida son los que permanecen.

– Contribuyen al aprendizaje significativo. Los relatos de los cuentos facilitan el que las personas construyan su propio aprendizaje, al no ser algo guiado, sino libre. Cada persona interpreta el cuento, construyendo en función de sus necesidades y sin darse cuenta de que está aprendiendo.

El mejor regalo: un cuento

Para finalizar, os recomendamos uno de los últimos libros de cuentos que hemos adquirido: Cuentos de la Pajarería, de Susanna Isern y editado por Grupo Editorial Universitario, un precioso conjunto de 30 cuentos repletos de valores y enseñanzas. Aquí podemos encontrar cuentos que tratan las siguientes temáticas, entre otras: compañerismo, dependencia de los padres, timidez, motivación para el estudio, mal carácter, superación de un duelo, adopción internacional… Este libro de cuentos hará las delicias de pequeños y mayores, convirtiéndose, sin duda alguna, en un libro de cabecera para toda la familia. Además el libro incluye una guía didáctica para el adulto conorientaciones y actividades complementarias a cada historia.

Así que, en las fechas en que nos encontramos, ¿qué mejor regalo  podemos encontrar que un cuento para nuestros niños y niñas?

Deja un comentario