EducaDoss
info@educadoss.com
954 443 237

Mi hijo se ve diferente. Cómo acabar con los complejos.

Mi hijo se ve diferente. Cómo acabar con los complejos.

Por ser gordito, llevar ortodoncia o, simplemente, porque sí. Verse distinto a los demás puede hacer que tu hijo se sienta acomplejado. El mejor remedio: una buena autoestima.

Los complejos suelen nacer del sentimiento de inferioridad, de la falta de fe en las propias capacidades. Es cierto que es más fácil que un niño se sienta acomplejado si tiene un “defecto” evidente –es patoso, usa gafas, está gordito…-, porque será inevitable que alguna vez tenga que enfrentarse a comentarios despectivos por parte de sus amigos o compañeros de cole; pero
también lo es que cualquier niño puede sentirse inferior al resto sin motivo aparente.

Estar acomplejado puede condicionar el comportamiento del pequeño, haciéndole más tímido, menos sociable, triste o apático: La actitud de los padres es fundamental para que el niño cambie su propia actitud en una dirección más positiva.

Soy bajito, ¿y qué?

El primer paso para sentirse a gusto con uno mismo es aceptarse tal como uno es. No tiene sentido tratar de negar lo evidente, como tampoco lo tiene reducir a la persona a un único rasgo distintivo. Recuerda a tu hijo que tiene más características de sí mismo que le gustan que otras que no le agradan tanto. Pero también debes saber que los niños se miden a través de las opiniones externas, por eso los comentarios desafortunados de sus compañeros pueden hacer mella en él. Por suerte, el espejo en el que más se mira sois vosotros: sus padres. Vuestros comentarios y ejemplos pueden ayudarle a tener una autoestima elevada y a no fijarse tanto en sus defectos.

Tu ayuda, fundamental

Pon en marcha estos consejos para conseguir que tu hijo no se sienta acomplejado:

Si quieres elevar su autoestima:

[list type=”2″]

  • Valora sus esfuerzos más que sus logros.
  • Estate atentos a sus actitudes y comportamientos positivos. Una felicitación cuando hace las cosas bien es más eficaz oque un castigo cuando las hace mal.
  • No le pongas etiquetas negativas: eres vago, eres malo…
  • Evita las comparaciones con otros niños tanto por su físico como por sus logros.
  • Exprésale con frecuencia lo mucho que le queréis.
  • Muéstrale todas las cosas positivas que veis en él, para que sea consciente de lo orgullosos que os sentís de él, y también aprenda a valorarlas.
  • [/list]

    Para reducir sus complejos:

    [list type=”2″]

  • Enséñale a juzgar a las personas por sus actos y su carácter, y no por su aspecto o capacidades.
  • Dale consejos para que aprenda a ignorar a los niños que le “chinchan”.
  • Anímale a tomarse los propios defectos con humor. Si en casa papá bromea con que se está quedando calvo, se transmite que estas cosas no tienen importancia.
  • Ponle como ejemplos a personas y personajes famosos que también usan gafas, tienen ortodoncia, son bajitos… y muy admirados por la gente.
  • [/list]

    Tú también llevabas gafas…

    Contarle a tu hijo tu experiencia cuando eras pequeño puede ayudarle a comprender que sus sentimientos no son algo aislado. Además, se dará cuenta de que sus complejos se pueden superar, porque tú lo has logrado. Seguro que recuerdas algo que te hacía sentir diferente e incómodo de niño, aunque no fueses muy delgado ni llevaras ortodoncia: la ropa que te hacían usar, tus
    gagas, lo mal que jugabas al fútbol…

    Ísar Monzón. Pedagoga y psicóloga
    Publicado en Guía del Niño nº 126. Junio de 2009.

    Deja un comentario